24 septiembre, 2018

En el marco del Programa Escuela Saludable, se desarrolló la jornada sobre “Herramientas para la detección, prevención y abordaje de las adicciones en el ámbito escolar”. El mismo, que contó con la participación de docentes y directivos de establecimientos públicos y privados, estuvo conducido por la Directora de la Tecnicatura en Prevención de Adicciones de la Universidad de Flores, Tec. Liliana Augusto, el Mg. José Lemos y el Lic. Matías Defferrari.

En cuanto a las definiciones, Augusto clasificó los tipos de adicciones en:

1) Adicciones de Conductas

2) Adicciones de sustancias.

Mientras que entre las primeras se ubican la adicción al juego, al celular, al sexo, trabajo, etc; en el segundo tipo entran las sustancias legales y las ilegales. En ese sentido, la especialista puntualizó que una Adicción tiene que ver con “la compulsión a hacer algo, a no concebir la vida sin ello”.

El foco del primer bloque estuvo puesto en el tema Tecnología. José Lemos afirmó en referencia a las TIC que “no hay una idea clara de qué tratamiento darle ya que las tecnologías no son ni buenas ni malas, son neutras; de hecho muchos colegios las han incorporado, aunque otros prefieren mantenerla alejada.”

Lo cierto es que entre los síntomas, un adicto a ellas “se convierte en esclavo de la tecnología, sin libertad de decisión ni control sobre su persona” derivando en consecuencias como son aislamiento; confusión entre lo real lo virtual, y el tema de la seguridad: qué contar y qué no, qué mostrar”, dijo Lemos.

En líneas generales, en los adictos se da un patrón donde a nivel psicológico “tienen baja autoestima, habilidades sociales limitadas, una elevada ansiedad y tendencia a la depresión”, complementó Defferrari.  A su vez, en cuanto a la contención y el círculo íntimo de los chicos, es clave ver cuál es el comportamiento y el ejemplo que los padres están ofreciendo.

Tal es así que “en los talleres que ofrecemos en escuelas nos encontramos con quejas de chicos en torno al abuso del celular por parte de los padres”, dijo Augusto en relación con el efecto que causa el uso desmedido en la relación familiar.  Dicho esto, tratándose de un hecho social que vino para quedarse “nuestra tarea tiene que ver con trabajar sobre los factores de riesgo de prevención, de concientizar el uso desmedido” cerró Defferrari.

En relación con el segundo tipo de adicciones tratado, Augusto dijo que hay diferentes tipos de consumidores de sustancias, entre los que contamos en sus extremos con el experimental (donde el consumo no implica su continuidad) y dependiente (su vida gira en torno al consumo).

En otro orden de cosas, Augusto puntualizó que “hoy ha aumentado el consumo de alcohol y el  de marihuana, pero sí disminuyó el de tabaco; también ha aumentado el uso de fármacos, derivando en situaciones de automedicación.”

Ahora bien, “cuáles son las causas del consumo de drogas en adolescentes: para socializar mejor (disminuir sus inhibiciones), para encajar (estatus social), para lidiar con cambio en la vida (un divorcio de padres), para aliviar un dolor, ante la baja tolerancia a la frustración, elevan la autoestima por medio de la droga”, dijo Defferrari.

Finalmente, luego de mencionar cuáles son los factores que influyen en el consumo de drogas, cómo detectar el consumo, se hizo énfasis en los factores protectores (a nivel social y escolar) y de protección (a nivel personal y familiar)

El consumo de drogas y alcohol es un problema que está presente en la mayoría de los contextos sociales, incluido el escolar. Si bien el uso de estas sustancias puede provocar dependencia a cualquier edad, mientras más temprano se comience a consumir, mayor es la probabilidad que se llegue al abuso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *